X

¿Podemos ayudarte?

Pide presupuesto sin compromiso

Contacta

Las tendencias en jardinería se orientan al bajo mantenimiento y el minimalismo. Así podemos ir despidiéndonos de los jardines con praderas interminables o demasiado recargados.

Otro de los aspectos que se tienen en cuenta cada vez más es el consumo de agua. Las especies autóctonas, adaptadas al clima de la zona, resistentes a las altas temperaturas en verano, a las heladas invernales y a la sequía estival en el caso de climas como el de la zona centro de la península ibérica.

Las especies tapizantes y el uso de diversos materiales para cubrir el suelo evitarán la proliferación de plantas adventicias que obliguen a realizar costosas labores de mantenimiento. La combinación de colores y texturas nos permitirá disponer de distintos contrastes y armonías a la hora de diseñar el jardín.

La realización de jardines en lugares “imposibles” es otra de las marcas de nuestro tiempo. Sobre un tejado o en una pared, interiores o exteriores, en cualquier caso podemos realizar diversas composiciones de planta viva. Mediante técnicas de cultivo hidropónico podemos utilizar espacios que hace tiempo estaban vetados para el jardín.

En cuanto a la contención de tierras y a la formación de jardineras, el uso de gaviones de piedra confinada en grandes volúmenes, formando bolsas y barreras, o la utilización de recipientes de diversos materiales como resinas o mallas metálicas, nos permiten crear espacios ajardinados en aparcamientos superficiales o grandes taludes.

Es importante destacar el auge que están teniendo en todo el mundo las cubiertas ecológicas. Espacios que antes se desaprovechaban hoy se pueden utilizar para su disfrute, aportando grandes ventajas al aislamiento y protegiendo a los materiales impermeabilizantes de las tensiones a las que están sometidos por la acción directa de los rayos solares.

Se tiende a aprovechar los espacios más inverosímiles para convertirlos en un bonito jardín. Desde una azotea, al muro vertical de la fachada de un edificio de hormigón, desde una jardinera hecha “in situ” sobre un forjado, a un huerto urbano en un rinconcito del ático.

En la actualidad podemos utilizar fibras diversas, resinas e incluso textiles que pueden permanecer al aire libre sin deteriorarse. Estos materiales, frente a otros más tradicionales como la madera o el hierro, nos permiten elaborar diseños muy atractivos, incluyendo colecciones de mobiliario y complementos diseñados para permanecer en el exterior sin problemas.

Las impermeabilizaciones y aislamientos modernos nos permiten disfrutar de un alto grado de confort sin por ello renunciar a ciertos detalles, introducir plantas tapizantes, arbustos e incluso árboles.

Cada día disponemos de un abanico de materiales más amplio, que podemos utilizar en nuestro trabajo, Es muy frecuente que tengamos que realizar composiciones con diferentes elementos, casi siempre en exteriores, por lo que tenemos que tener especial cuidado al elegir los materiales, optando por aquellos que soporten estar a la intemperie, el rigor de las heladas, las altas temperaturas, el agua o el granizo.

 Las tendencias actuales en jardinería, no ajenas a todo esto, se afanan en ofrecernos creaciones singulares, haciendo “habitable” cualquier rincón y mostrando nuevos conceptos del espacio, de manera que lo que antes eran metros perdidos, hoy son lugares a los que se les ha podido dar una utilidad.

Así, vemos cómo los arquitectos y urbanistas intentan darle a los elementos vegetales el protagonismo que han perdido con el avance de las ciudades y de los polígonos industriales. Para ello introducen zonas ajardinadas en las edificaciones y en sus contornos. Los espacios interiores también están influenciados por esta tendencia y la decoración suele recurrir a elementos vegetales vivos.

Publicado en Blog

césped artificial ecológico

Para muchos puede resultar contradictorio pensar que la sustitución de una planta natural por una superficie sintética resulte ecológico. El planteamiento principal a favor del producto sintético es que no necesita grandes cantidades de agua en comparación con el natural. Los prados de hierba natural son comunes en zonas donde abundan las lluvias y no lo es en zonas secas, como por ejemplo en climas mediterráneos.

De hecho, si plantáramos césped en una zona con pluviometría media de España, éste no subsistiría sin nuestra ayuda. El consumo de agua se estima en 1.780 litros de agua por metro cuadrado de césped natural cada año.

Otros argumentos menos importantes valoran los recursos y energía necesarios para mantener el césped natural en condiciones, como por ejemplo las emisiones y consumo de petróleo de las máquinas segadoras y de jardinería. Los residuos generados por la siega y el uso de pesticidas y abonos en la tierra son otro punto en contra del césped natural.

En este campo, Verdalia ha conseguido un césped artificial de muy bajo mantenimiento y está a punto de llegar a un producto 100% reciclable.

Publicado en Blog
Lunes, 12 Agosto 2013 16:04

Consejos jardinería terrazas y balcones

Calor
Ante el calor seco es necesario regar mucho, casi a diario y pulverizar con agua por la mañana temprano o al atardecer sin mojar las flores. Si puedes, sombrea las plantas.
Viento
Protege del viento secante o frío, sobre todo las plantas más delicadas. 
Riego
Si la maceta es pequeña, se seca antes. Ve mirando cómo está de húmedo el sustrato hincando los dedos y en consecuencia riega o no. 
Abono
Echa un poco de abono líquido cada 15 días en crecimiento según las instrucciones del fabricante. Recuerda que los sustratos suelen ser pobres en nutrientes minerales.
Poda
Poda cuando pasen las floraciones. A principios de primavera, después de cambiar de maceta recorta las puntas de los tallos que ya han florecido. 
Cambio de maceta
Se debe hacer cada año o cada dos. Provoca un crecimiento frondoso.
Publicado en Blog

Nuestro resultado: tu bienestar y comodidad.

Nuestro proyecto: la transformación de tu espacio.

Nuestro objetivo: El jardín de tus sueños.

Nuestro diseño: La creación de tu ambiente.