X

¿Podemos ayudarte?

Pide presupuesto sin compromiso

Contacta

Si alguno de tus bicicletas  se ha roto o se ha quedado anticuado piénsalo dos veces antes de tirarlo. La imaginación no tiene límites y el reciclaje tampoco. Os lo mostramos con estos ejemplos visuales, ya que, como dice el refranero popular, una imagen vale más que mil palabras.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una interesante forma de reciclar nuestros viejos zapatos y darle una nota de color y originalidad a nuestro jardín es reciclarlos en curiosas macetas.

 

 

 

Ya sea en solitario o apiladas, las cajas de plástico o de madera, como las que se suelen utilizar para almacenar y ‘exponer’ las frutas y hortalizas, se pueden utilizar para levantar prácticamente cualquier mueble de terraza. Desde lo más básico -mesas y asientos- a estanterías en las que se pueden almacenar los enseres propios del jardín. Es común, asimismo, adaptarlas para su uso como jardineras.

 

 

 

La versatilidad de los palés para la ‘fabricación’ de muebles reciclados es de sobra conocida por todos. A diario vemos multitud de diseños a base de palés que nos enamoran y sorprenden. También en exteriores, huelga decirlo, sus posibilidades son múltiples .

Resultan muy útiles, para crear jardines verticales en balcones o terrazas de dimensiones reducidas.

 

 

 

 

 

 

Los tarros de cristal, botellas y latas pueden transformarse en  originales maceteros , ofrecen múltiples posibilidades.

 

 

 

 

 

 

Las viejas escaleras de mano se pueden transformar en bonitos objetos para nuestro jardín.

Tras una mano de lija y pintura (a veces ni siquiera es necesario) sus baldas pueden hacer la función de ‘estantería’ en la que podemos colocar distintos detalles, como plantas para resaltar la belleza del jardín.