X

¿Podemos ayudarte?

Pide presupuesto sin compromiso

Contacta
Miércoles, 11 Septiembre 2013 16:58

Cultivo ecológico sin química


SIN ELEMENTOS QUÍMICOS 

La agricultura ecólogica biológica u orgánica, se diferencia de la tradicional en los métodos de explotación, es una agricultura menos extensiva, que no utiliza elementos químicos como fertilizantes inorgánicos, plaguicidas o antibióticos, ni semillas transgénicas o modificadas genéticamente.

Esta técnica se sustituye por técnicas integradas en el sistema agrario que contribuyen a preservar las especies y variedades autóctonas y la diversidad biológica, tanto agrícola como silvestre. 

henry cavill immortals MENOS CONTAMINACIÓN 

 

Este tipo de cultivos disminuye la contaminación de las aguas subterráneas y de los suelos gracias al uso de fertilizantes orgánicos de baja solubilidad usados en cantidades adecuadas

 

Además, la agricultura ecológica provoca un aumento de la biodiversidad, ya que se trata de una producción que usa como una de sus herramientas la biodiversidad natural. 
Según un informe de la Federación Internacional de Movimientos de Agricultura Orgánica (IFOAM), en todo el mundo se dedican un total de 26 millones de hectáreas a la agricultura ecológica. En España, este método de producción alcanzó más de 700.000 hectáreas. El cultivo más frecuente es el de cereales y leguminosas, así como el olivar y los frutos secos..

bradley martyn height RECURSOS RENOVABLES

 

En líneas generales, este tipo de actividad favorece el uso de recursos renovables y es capaz de restituir al suelo los nutrientes presentes en los productos residuales. Los partidarios de la producción ecológica aseguran además que con ella se respetan los propios mecanismos de la naturaleza para el control de las plagas y enfermedades en los cultivos y la cría de animales, y evita la utilización de plaguicidas, herbicidas y abonos químicos.

buy instagram followers vip PROBLEMAS CON LOS TRANSGENICOS 

 

Una de las dificultades a las que se enfrentan estos cultivos es la coexistencia con los cultivos transgénicos. Según la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), la tolerancia de presencia de material transgénico en los lotes de semillas no transgénicas debe ser «cero técnico». Sin embargo, un estudio elaborado por la Agencia Europea de Medio Ambiente indica que se producen niveles de hibridación del 13,1% a 25 metros de distancia entre cultivos, de 1,6% a 200 metros y de 0,2% a 500 metros.

 

La ganadería ecológica, por su lado, está basada en el libre pastoreo, en una alimentación biológica para los animales y en el uso de métodos sanitarios a base de terapias y medicina alternativas, sin la utilización de antibióticos ni hormonas. Este tipo de ganadería experimentó un importante aumento con el inicio de la crisis de las «vacas locas». 
Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación español, el número de explotaciones ascendió en 2004 a 1.777, una cifra que se caracteriza por la presencia de una gran diversidad de actividades. Esta variedad va desde el vacuno (43%) a la apicultura (5%), pasando por el ovino (27%), el caprino (8%), la avicultura (7%) y el porcino (6%).


buy instagram likes mobile VÍA ELJARDINONLINE.ES

 

 

 

 

 

 

 

 

Jardín construido estructuralmente a base de Ecotraviesas en múltiples niveles, con Césped Artificial Verdalia Bermuda 35, en combinación con vegetación ornamental exótica y autóctona a ambos lados del jardín. Como elemento decorativo principal se ha realizado una fuente de diseño en acero inoxidable.

Se pretende con este tipo de jardín crear diferentes espacios de utilidad fácilmente accesibles y visualmente agradables.

El diseño simétrico invita a la utilización de las zonas centrales del jardín.

Y por supuesto, creación de espacios sostenibles con mantenimiento cero.

 

 

 

 

  

Cada día está más de moda utilizar césped artificial para decorar jardines y terrazas. No te pierdas los siguientes ejemplos y consejos.

El césped artificial es uno de los elementos más utilizados a la hora de decorar una terraza, un patio, un balcón o un jardín. Con el paso del tiempo, el aspecto de este tipo de césped ha ido mejorando y su precio ha ido bajando. Por ello, cada vez es una alternativa más utilizada a la hora de decorar el exterior.

Ejemplos de decoración exterior con césped artificial
Terraza con zona de juegos 
 

Colocar césped  artificial en terraza

 

Decorar terraza de estilo Chill Out 

Terraza colorida 

 



Ventajas e inconvenientes de utilizar césped artificial

La utilización del césped artificial en el exterior tiene muchas ventajas e inconvenientes. Las ventajas más llamativas son su precio, su mantenimiento, ausencia de hormigas (como en el césped tradicional), la limpieza, su ubicación y su durabilidad.

Además de disponer de una zona limpia, el césped artificial nos da la ventaja de poder colocarlo en cualquier sitio: patios, balcones, terrazas, jardines, etc. El suelo además podrá ser de hormigón, baldosa, etc. El único inconveniente es que para tierra no es lo más recomendado: se debería colocar una capa de grava, limpiar la tierra de la vegetación, etc.

Además de todas las ventajas anteriores, otra de sus ventajas más llamativas es su mantenimiento. No necesita un gran mantenimiento: con regalar con un poco de agua para ir eliminando la suciedad y polvo que puede producirse, y con cepillarlo cada cierto tiempo, podremos disfrutar del césped artificial.

Antes de comprar ningún césped artificial, es conveniente informarse bien y ver todo los tipos de césped que hay en el mercado para optar por el que más nos conviene.

Miércoles, 04 Septiembre 2013 17:39

Ahorrar agua sin descuidar el jardín

El consumo de agua puede reducirse considerablemente si se escogen las especies adecuadas y se selecciona un buen sistema de riego.

Cerca de nueve litros por minuto. Es el gasto medio de las mangueras conectadas a un grifo de agua corriente, el modo más generalizado para regar las plantas de casa. Para cuidar un jardín particular, sin embargo, se puede recurrir a alternativas más económicas, como el uso de recipientes (regaderas, etc.) en lugar de la manguera, o bien utilizar reservas como el agua de lluvia o sobrantes de la cocina. Si a estas medidas se suma el diseño de un jardín con especies que no precisen excesiva agua, o se tiene en cuenta la extensión del recinto y su adaptación contra el sol, se puede reducir drásticamente el consumo de este preciado elemento y, por ende, la cuantía del recibo del agua, sin tener que renunciar a vivir rodeados de vegetación.

Especies y sistemas de riego

Uno de los mejores modos de ahorrar agua en el cuidado del jardín es planificar su diseño, seleccionando especies que no demanden riegos adicionales a los provenientes de la lluvia, como las autóctonas, que suelen resistir muy bien a la sequía. Otra alternativa es reducir la superficie de jardín dedicada a césped, sustituyéndola por plantas tapizantes, o por árboles y arbustos, ya que sus exigencias de riego son mucho menores. Además, también se puede acudir al viejo truco consistente en recubrir las superficies del jardín con materiales como piedras, gravas, cortezas de árbol, etc. Esta última posibilidad supone para el propietario una de las técnicas más eficaces para reducir las pérdidas de agua por evaporación, al tiempo que se logra un agradable efecto estético.

También la elección de un sistema de riego adecuado puede provocar un considerable ahorro en la factura del agua. Actualmente hay sistemas de bajo consumo, que se adaptan a las diferentes características de cada espacio ajardinado:

  • Riego por aspersión: el agua se distribuye como una lluvia de pequeñas gotas. Es aconsejable en zonas de césped o similares. Dependiendo de la superficie del terreno que se necesite regar, se puede optar por aspersores (giratorios y de mayor alcance) o difusores (fijos).
  • Riego por goteo: consiste en un tubo de plástico que dispone de una pieza interior con orificios aproximadamente cada 40 centímetros, por los que va saliendo el agua gota a gota. No tiene pérdidas por evaporación y disminuye la proliferación de malas hierbas. Tiene la ventaja de que exige muy poca presión y es fácil de montar.
  • Riego por exudación: se parece a la técnica del goteo, pero en este caso la manguera está provista de infinidad de poros. Cuando la manguera está llena de agua, comienza a sudar el líquido de su interior. Es la técnica que permite mayor ahorro de agua.

Además, se puede recurrir a alternativas menos ortodoxas, pero muy efectivas para controlar el gasto que supone el cuidado y mantenimiento del jardín. Cuando el agua que se utilice para alguna acción no requiera estar potabilizada -como ocurre en el caso de riego del jardín- se puede estudiar la posibilidad de emplear agua que no proceda de la red de abastecimiento municipal. Las fuentes alternativas incluyen el aprovechamiento de acequias, pozos, o la captación y almacenamiento de agua de lluvia en barriles o bidones, que se llenarán sin ningún esfuerzo ni coste en los días lluviosos o durante los chubascos veraniegos.

El mejor modo de regar

No sólo el sistema de riego, sino el modo en que éste se realiza, contribuyen a ahorrar agua. Unas sencillas pautas permiten obtener un óptimo rendimiento:

  • Es conveniente regar en las horas de menos calor, de esta forma conseguirá perder menos agua por evaporación. Tampoco se debe regar en los días de fuerte viento.
  • Se debe tener en cuenta que los árboles y arbustos recién plantados requieren riegos frecuentes. Sin embargo, una vez hayan desarrollado bien sus raíces (aproximadamente en un par de años), los riegos serán cada vez menos necesarios. En muchos casos bastará con cuatro o cinco riegos en el verano y algunas especies incluso no necesitarán riego alguno. Es preferible regar árboles y arbustos pocas veces aunque con generosidad, ya que de esta manera las plantas desarrollan mejor las raíces y se hacen más resistentes a las sequías.
  • El riego debe plantearse con flexibilidad, adaptándolo a la meteorología. Por ello es especialmente recomendable comprobar el grado de humedad del suelo antes de regar. Hay que prestar especial atención a los diferentes tipos de caudales, alcances y recorridos que tienen tanto los difusores como los aspersores y goteros, y escoger los que mejor se ajusten a cada necesidad, regulándolos cuidadosamente. Se debe evitar en lo posible el riego del pavimento o la superposición de varios aspersores. Si se cuenta con un sistema automatizado, puede incorporarse un sensor de lluvia y de humedad para evitar riegos innecesarios.

Por lo que respecta a las labores de mantenimiento del jardín, también en este aspecto es posible ahorrar agua. Por ejemplo, dejando crecer el césped entre cinco o seis centímetros, de forma que la planta necesite menos cantidades del líquido elemento, o limitando el empleo de fertilizantes en verano, ya que estos provocan un aumento de la demanda de agua de las plantas.

CONSEJOS BÁSICOS PARA AHORRAR AGUA

  • Lo mejor sería poder construir en el jardín algúnsistema de captación de agua que recogiera el agua de lluvia y la canalizase a un pequeño depósito, de modo que toda el agua que baja a través de los canalones, por ejemplo, se pudiera utilizarse para el riego del jardín.
  • Siempre que se pueda, se debe evitar plantar en el jardín especies que necesiten mucha agua. Lo más aconsejable es utilizar plantas autóctonas o con poco requerimiento de humedad.
  • El sistema de riego por goteo es uno de los más indicados para evitar el despilfarro. En el mercado hay una gran variedad de modelos que se adaptan a todas las necesidades, y cuyos precios oscilan entre 35 y 90 euros.
  • Las mejores horas para el riego son las nocturnas; de esta manera se evitan pérdidas de agua por evaporación.

VÍA CONSUMER.ES


Las tendencias en jardinería se orientan al bajo mantenimiento y el minimalismo. Así podemos ir despidiéndonos de los jardines con praderas interminables o demasiado recargados.

Otro de los aspectos que se tienen en cuenta cada vez más es el consumo de agua. Las especies autóctonas, adaptadas al clima de la zona, resistentes a las altas temperaturas en verano, a las heladas invernales y a la sequía estival en el caso de climas como el de la zona centro de la península ibérica.

Las especies tapizantes y el uso de diversos materiales para cubrir el suelo evitarán la proliferación de plantas adventicias que obliguen a realizar costosas labores de mantenimiento. La combinación de colores y texturas nos permitirá disponer de distintos contrastes y armonías a la hora de diseñar el jardín.

La realización de jardines en lugares “imposibles” es otra de las marcas de nuestro tiempo. Sobre un tejado o en una pared, interiores o exteriores, en cualquier caso podemos realizar diversas composiciones de planta viva. Mediante técnicas de cultivo hidropónico podemos utilizar espacios que hace tiempo estaban vetados para el jardín.

En cuanto a la contención de tierras y a la formación de jardineras, el uso de gaviones de piedra confinada en grandes volúmenes, formando bolsas y barreras, o la utilización de recipientes de diversos materiales como resinas o mallas metálicas, nos permiten crear espacios ajardinados en aparcamientos superficiales o grandes taludes.

Es importante destacar el auge que están teniendo en todo el mundo las cubiertas ecológicas. Espacios que antes se desaprovechaban hoy se pueden utilizar para su disfrute, aportando grandes ventajas al aislamiento y protegiendo a los materiales impermeabilizantes de las tensiones a las que están sometidos por la acción directa de los rayos solares.

Se tiende a aprovechar los espacios más inverosímiles para convertirlos en un bonito jardín. Desde una azotea, al muro vertical de la fachada de un edificio de hormigón, desde una jardinera hecha “in situ” sobre un forjado, a un huerto urbano en un rinconcito del ático.

En la actualidad podemos utilizar fibras diversas, resinas e incluso textiles que pueden permanecer al aire libre sin deteriorarse. Estos materiales, frente a otros más tradicionales como la madera o el hierro, nos permiten elaborar diseños muy atractivos, incluyendo colecciones de mobiliario y complementos diseñados para permanecer en el exterior sin problemas.

Las impermeabilizaciones y aislamientos modernos nos permiten disfrutar de un alto grado de confort sin por ello renunciar a ciertos detalles, introducir plantas tapizantes, arbustos e incluso árboles.

Cada día disponemos de un abanico de materiales más amplio, que podemos utilizar en nuestro trabajo, Es muy frecuente que tengamos que realizar composiciones con diferentes elementos, casi siempre en exteriores, por lo que tenemos que tener especial cuidado al elegir los materiales, optando por aquellos que soporten estar a la intemperie, el rigor de las heladas, las altas temperaturas, el agua o el granizo.

 Las tendencias actuales en jardinería, no ajenas a todo esto, se afanan en ofrecernos creaciones singulares, haciendo “habitable” cualquier rincón y mostrando nuevos conceptos del espacio, de manera que lo que antes eran metros perdidos, hoy son lugares a los que se les ha podido dar una utilidad.

Así, vemos cómo los arquitectos y urbanistas intentan darle a los elementos vegetales el protagonismo que han perdido con el avance de las ciudades y de los polígonos industriales. Para ello introducen zonas ajardinadas en las edificaciones y en sus contornos. Los espacios interiores también están influenciados por esta tendencia y la decoración suele recurrir a elementos vegetales vivos.

Nuestro resultado: tu bienestar y comodidad.

Nuestro proyecto: la transformación de tu espacio.

Nuestro objetivo: El jardín de tus sueños.

Nuestro diseño: La creación de tu ambiente.